La Web Treintaitresina con aportes para alcanzar calidad de vida

Curso Bíblico- Los dones espirituales 2

www.calidaddevida.net

CONTENIDO:  Descripción de los dones: de enseñanza, de pastor, de exhortación, de administración, de fe, de liderazgos, de evangelista, de misionero, de apóstol, de conocimiento, de sabiduría, de misericordia, de ayuda, de servicio, de profecía, de lenguas, de interpretación de lenguas, de milagros, de curación, de exorcismo o liberación, de discernimiento de espíritus, de pobreza voluntaria, de dar, de intercesión, de hospitalidad, de contención o celibato,   de martirio. Los beneficios de los dones.

   

Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más

     

salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos

 

 
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y Tres

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y Tres

 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
 
     
 

CONTINUACIÓN

 
 

17. LOS DONES ESPIRITUALES (fuente: El libro “Los dones espirituales de Peter Wagner, Editorial Clie)

 

 

 

 
  17.5. Descripción de algunos dones:   (Pág. 124 del libro citado precedentemente)  
     
 

1. El Don de Enseñanza: (Pág. 124)
 
El don de enseñanza es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de  comunicar   información significativa para la salud y ministerio del Cuerpo y de sus miembros de tal manera que los otros aprendan.
 
Se ve inmediatamente que esta definición es a base de eficiencia: “que otros aprendan”.
Como tengo el don de la enseñanza espero que los demás aprendan, en mis clases y por medio de mis escritos. Si creyera obtener otra clase de resultado, dudaría de que tuviera el don.
 
El don de enseñanza viene en muchas variedades:

  •  Algunos tienen el don de modo que les hace fácil comunicarse bien con los niños. Mi don es básicamente para adultos, y francamente, los jóvenes creen que soy terriblemente aburrido.

 

  •  Algunos usan su don para la enseñanza a través de la radio o televisión.

 

  • Algunos enseñan a los laicos o miembros de iglesia,

 

  • Otros enseñan a profesionales.

 

  • Algunos pueden usar su don para enseñar por correspondencia,

 

  • Otro lo encuentran pesado y lo hacen tan poco como pueden.

 

  • Algunos enseñan por medio de la predicación,

 

  • Otros por medio de la música

 

  • Y otros por obras dramáticas.


 
Si el maestro de Escuela Dominical tiene el don de la enseñanza, probablemente no podrá prestar mucho más tiempo a ningún otro servicio a la Iglesia.

 

Los que tienen el don, se deleitan pasando tiempo estudiando las lecciones. Las preparan con detalle, las organizan. Buscan ilustraciones para hacer el material más significativo. Usan medios auxiliares visuales.


Los maestros que tienen el don son pacientes con los estudiantes. Crean una atmósfera en las clases en que los estudiantes     desean hacer preguntas, sin miedo de sentirse cohibidos o se les haga quedar mal frente a los otros.

 


 

 
 

2. El Don de Pastor ( Pág.139)
 
El don de pastor es la habilidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de asumir la   responsabilidad personal de un grupo de creyentes, por el bienestar espiritual durante un período largo.
 
El Pastor de un grupo de  cristianos es la persona responsable bajo Jesús, que es el Pastor Principal:

  •  de enseñar,

  •  alimentar,

  •  curar las heridas,

  •  desarrollar la unidad,

  •  ayudar a la gente a hallar sus dones,

 Y hacer todo lo necesario para ver que continúen en la fe y en el crecimiento de su vida espiritual.
 
Hay varias palabras bíblicas usadas como sinónimos por pastor. Puede usarse anciano, presbítero, supervisor, obispo, todos ellos significan pastor.

 


 

 
 

3. El Don de Exhortación (Pág.150)
 
El don de exhortación es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de    ministrar palabras de confortación, consuelo, ánimo y consejo a otros miembros del Cuerpo de tal manera que estos se sientan ayudados y sanados.
 
El ejemplo bíblico, más prominente del don de exhortación lo vemos en el asociado de Pablo, Bernabé, el cual fue llamado “hijo de consolación” en Hechos 4:36.
 
 -Hechos 4:36: Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de Consolación) levita,   natural de Chipre,


-Hechos  4:37: como tenía una heredad, la vendió trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles

 
  
Como cristiano, naturalmente, tenemos el “papel” o deber de cuidar los unos de los otros.

-Hebreos 3:13 dice: “Exhortaos los unos a los otros cada día”.

El estilo de vida de los cristianos, en contacto unos con otros, debería se de animar, aconsejar y compartir en todo tiempo.

Pero, por encima de esto, algunos cristianos tienen un don especial que debería ser reconocido hasta el punto que los miembros de la iglesia que sufren pudieran saber donde encontrar ayuda.     Cuando esto ocurre, el Cuerpo está en buena salud. Es una característica de crecimiento positivo.


 

 
     
 

4. El Don de Administración (Pág.152)
 
El don de administración es la capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo, que les permite entender claramente los objetivos inmediatos y a largo plazo de una unidad particular del Cuerpo de Cristo y diseñar y ejecutar planes efectivos para la consecución de estos objetivos.
 
Los pastores que tienen el don de administración pueden hacer que la organización de una iglesia vaya a pedir de   boca. Les gusta:

  •  pasar horas y horas en la oficina,

  •  supervisar todos los asuntos de negocios,

  •  relacionarse con el personal,

  •  hacer llamadas por teléfono,

  •  cerrar tratos,

  •  dictar cartas

  •  y tener satisfacción en el conjunto que organizan.


 
Pero, los pastores que no disfrutan en lo anterior, no tienen por qué desesperarse.

 En las iglesias pequeñas, Dios puede haber dado dones de administración a miembros que de buen grado lo ejercerían como contribución a la iglesia. Algunas veces Dios provee una Secretaria a la iglesia que tiene este don.


 

 
     
 


5. El Don de Fe (Pág.154)
 
El don de la fe es la especial capacidad que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo de discernir con extraordinaria confianza la voluntad y propósitos de Dios para el futuro de su obra.

La gente con el don de la fe  en general están más interesadas en el futuro que en la historia.

  •   Son pensadores posibilistas centrados en objetivos,

 

  •   Impertérritos ante las circunstancias, los sufrimientos o las adversidades.

 

  • Confían que Dios puede mover montañas, como indica 1ª Corintios 13:2. Como Noé, pueden construir un arca en tierra seca, sin dudar un momento que Dios mandaría una diluvio.

 

  • La gente con el don de la fe se irritan en gran manera a veces por las críticas, mucho más, por ejemplo, que los que tienen el don de la enseñanza. No pueden comprender por qué se les critica, puesto que tienen una seguridad completa de que hacen la voluntad de Dios.

 

  • En general las personas con el don de la fe tienen grandes reservas de valor, porque sienten en lo profundo que están en asociación con Dios, y “si Dios es por nosotros, ¿Quién contra nosotros?” (Romanos 8:31)
     


 

 
     
 

6. El Don de Liderazgo (Pág. 158)
 
El don de liderazgo es la especial capacidad que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo de establecer objetivos de acuerdo con los propósitos de Dios para el futuro, y comunicar estos objetivos a otros de tal forma que   estos, de modo voluntario y armonioso, trabajen juntos para alcanzar aquellos objetivos para la gloria de Dios.

  • Los líderes deben tener seguidores.

 

  • Si la cualidad de liderazgo es debida a un don (en contraste con algún poder legal) los seguidores serán voluntarios.

 

  • Los líderes con discernimiento nunca van demasiado lejos de sus seguidores, siempre están adelante, dirigiendo a los otros.

 

  • Los líderes dotados ni manipulan ni coercen.

 

  • Generan la confianza en los demás que ellos saben a donde van y cual es el próximo paso a dar. La mayoría de las personas quiere que se les conduzca.
     


 

 
     
 



7. El Don de Evangelista (Pág. 170)


El don de evangelista es la capacidad especial que da Dios a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de hacer partícipes del evangelio a los no creyente, de tal forma que hombres y mujeres se hacen discípulos de Jesús y   miembros responsables del Cuerpo de Cristo.

Hay algunas variantes con el don de evangelista:

  •  Hombre o mujer

 

  •  Laico o profesional

 

  •  Ordenado o no ordenado

 

  •  Empleo total o empleo parcial

 

  •  Denominacional o interdenominacional

 

  •  Monocultural o intercultural

 

  • Iglesias existentes o empezando iglesias nuevas.


 
Algunas personas son hábiles utilizando la radio, otros evangelizando por medio de la literatura, o música, e incluso baloncesto. Dios ha proviso una gran variedad de maneras en que el don de evangelista puede manifestarse.
 
Cualquiera que sea la forma en que se ejerza, el objetivo del don de evangelista es el mismo: llevar a las personas a que se entreguen a Jesucristo, y unos a otros, en el Cuerpo de Cristo.



 

 
     
 

8. El Don de Misionero (Pág. 202)


El don de misionero es la capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo para     ministrar cualesquiera otros dones espirituales posean en una segunda cultura.
 
Muchos cristianos, como la mayoría de los seres humanos son mono culturales. Han nacido y han sido criados y mueren entre una “clase” de gente. Su cultura les permite actuar entre los que les rodean, comportarse como ellos y entenderlos, sin ningún entrenamiento especial, aparte del proceso de “socialización” que todos pasamos en nuestra edad primera. Podemos viajar al extranjero y disfrutar viendo otra clase de gente. Podemos vivir en una ciudad norteamericana donde las casas, escuelas y trabajo están integrados, es decir, en que hay contactos con personas de otras culturas como cosa normal de la vida. Podemos incluso tener amigos íntimos que pertenezcan a otra cultura. Incluso puede que hayamos aprendido una lengua extranjera. Con todo, la mayor parte de la gente permanece siendo monoculturales.
 
 Las personas con el don de misionero no sólo disfrutan con el contacto con otras culturas, sino que hacen un proceso de socialización que se llama “aclimatación”, o “aculturación” de un modo más preciso.

  •  Disfrutan con la novedad de vivir en otra cultura y aún cortar los lazos que les unen a su primera cultura durante un período largo.

 

  • Es natural que haya molestias iniciales (incluso el agua, el alimento, el clima, los insectos, etc.) pero acaban haciéndose inmunes a todos ellos.

 

  • Aprenden el lenguaje más rápidamente que los que no tienen el don.

 

  • Pronto recogen los modismos populares y el argot, las inflexiones de la voz, la música del habla, el lenguaje de los gestos, cosas todas que no se pueden aprender por medio de libros.

 

  • Y sobre todo, son aceptados al final como uno “de ellos”.


 
Aunque el contacto intercultural enriquece a todos los que lo aceptan, Dios no espera que todos los cristianos  e identifiquen con una segunda cultura. Da el don de misionero sólo a unos pocos.

 


 

 
     
 

9. El Don de Apóstol (Pág.205)
 

El don de apóstol es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo que le permite      asumir y ejercer liderazgo sobre un cierto número de iglesias con una autoridad extraordinaria en asuntos espirituales, que es reconocida y apreciada por estas iglesias.

  • El apóstol es la persona a quien Dios ha dado a los pastores y líderes de iglesia.

 

  • Es la persona a quien estos van a pedir consejo y ayuda.

 

  • Es la persona capaz de allanar enconos y traer la paz,

 

  • Encontrar la causa de lo que va mal,

 

  • Resolver problemas.

 

  • Puede hacer demandas que parecen autocráticas, pero que son aceptadas de buena gana por los cristianos, porque le reconocen su don y la autoridad que va con él.

 

  • Tiene su visión bien enfocada y no se halla restringida por los problemas de una iglesia local.

 

  • Una de las maneras en que se reconoce más fácilmente el don de apóstol es por empezar nuevas iglesias.
     


 
     
 

10. El Don del conocimiento (Pág.217)
 
El don del conocimiento es la capacidad especial que Dios ha dado a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de descubrir, acumular y analizar y clarificar información e ideas que son pertinentes al crecimiento y bienestar del Cuerpo.
 
Se indica con frecuencia que el término griego para este don son dos palabras, a veces traducidas “palabra de conocimiento” Podría traducirse también “la capacidad de hablar con conocimiento”
 
 

  • La persona que tiene este don aprende bien. Se espera que obtenga la verdad primero y luego dé origen a nuevas ideas.

 

  • Está deseoso de aprender,

 

  • Tiene mucha capacidad de atención,

 

  • Es capaz de absorber y retener cantidades de información excepcionales.

 

  • Es un erudito, familiarizado con la investigación,

 

  • y a menudo se encuentra en el mundo académico.

 

  • A menos que tenga otros dones para contrarrestar al del conocimiento en general tiene poca necesidad de la gente.

 

  • Se encuentra más confortable con ideas que con individuos.

 

  • El chismear no es una de sus tentaciones –de hecho le aburre terriblemente.

 

  • Las personas con el don de conocimiento no saben explicar de donde les vienen las ideas. Cuando necesitan las ideas están allí o llegan pronto.

 

  • Pero esta gente necesita tiempo para ellos mismos para desarrollar las ideas, lo que puede explicar porque los que tienen este don parece que están molestos cuando hay demasiada gente.


 
     
 

11. El Don de Sabiduría (Pág. 219)
 
El don de sabiduría es la capacidad especial que da Dios a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de conocer las    intenciones del Espíritu Santo de tal manera que recibe la respuesta a como aplicar un conocimiento dado a necesidades específicas que aparecen en el Cuerpo de Cristo.
 

  •  La persona que tiene el don de sabiduría sabe cómo llegar al fondo de un problema rápidamente.

 

  • Tiene un sentido práctico y resuelve los problemas.

 

  •  No tiene dificultad en hacer decisiones porque puede predecir en un alto grado de certeza las consecuencias de las decisiones.

 

  • Cuando una persona tiene el don de sabiduría habla, los otros miembros del cuerpo reconocen que la verdad ha hablado y se les ha recomendado el curso de acción apropiado.
     


 
     
 

12. El Don de Misericordia (Pág. 222)
 
El don de misericordia es la especial capacidad que Dios concede a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo   de sentir simpatía genuina y compasión por los individuos, cristianos o no cristianos, que sufren física, mental o emocionalmente, y transforman esta compasión en actos, hechos con alegría, que reflejan     el amor de Cristo y alivian los sufrimientos.
 

  • Los que tienen el don de misericordia entablan relación de persona a persona.

 

  • Buscan a los que necesitan ayuda y desarrollan un ministerio personal entre ellos.

 

  • Muestran un amor práctico, compasivo.

 

  • La amabilidad les viene de modo natural, sin esperar recompensa.

 

  • Mientras el don de exhortación ayuda a los otros con palabras de amor, el don de misericordia ayuda con hechos de amor.

 

  • Los receptores de los efectos del don de misericordia son los enfermos, los retrasados, los prisioneros, los ciegos, pobres, ancianos, deformados, lisiados, gente que no puede salir de su casa, enfermos mentales.

 

  • El don se dirige a creyentes o no creyentes. Consiste en dar un vaso de agua fría en el nombre de Jesús.

 

  • Todo cristiano debe mostrar misericordia. Este es un deber que refleja el fruto del Espíritu, pero los que tienen en don de misericordia hacen de la compañía y la bondad un estilo de vida.

 

  • No reaccionan simplemente ante los casos de urgencia, como hace todo cristiano, sino que buscan constantemente las oportunidades para mostrar piedad para los desgraciados.


 
     
 

13. El Don de Ayuda (Pág. 223)
 
El don de ayuda es la especial capacidad que da Dios a algunos de los miembros del Cuerpo de Cristo de invertir los talentos que poseen en la vida y ministerio de otros miembros del Cuerpo, haciendo posible así     que la persona ayudada incremente su eficiencia en el uso de sus propios dones.
 
Raymond Ortlund describió una vez a la gente con el don de ayuda como “la gloriosa compañía de los “camilleros”. Se refería a la persona con el don de ayuda como uno de los que llevaban la camilla del paralítico que nos describe Marcos en 2:1-12. ¿Quién conoce sus nombres?

  • Marcos 2:1-12: Jesús sana a un paralítico

     2:1: Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa.

    2:2: E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.

    2:3: Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro.

    2:4: Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.

    2:5: Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.

    2:6: Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones:

    2:7: ¿Por qué habla éste así? ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios?

    2:8: Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones?

    2:9: ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda?

    2:10: Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico):

    2:11: A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa.

    2:12: Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.


 
     
 


 
14. El Don de Servicio (Pág. 225)
 
El don de servicio es la especial capacidad que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo del Cristo de identificar las necesidades no satisfechas con respecto a una tarea relacionada con la obra de Dios, y hacer uso de    los recursos disponibles para satisfacer aquellas necesidades y ayudar a alcanzar los objetivos deseados .
 

  • El don de servicio no es de uno a uno, centrado en las personas, como en el caso de los de misericordia y ayuda.

 

  • El servicio se dirige generalmente más a una institución y sus objetivos que a una persona en particular.

 

  • La gente con el don de servicio tienen en general una serie de habilidades y talentos que pueden ofrecer cuando aparece la necesidad.

 

  • Se puede contar con ellos para toda clase de ayuda.

 

  •  Es otro don que no hace ruido, de los que no aparece en los titulares de los periódicos con los nombres de los que los ejercen.
     


Los tres dones de este grupo: misericordia, ayuda y servicio, son esenciales para la completa salud del Cuerpo.


Creo que la Biblia hace especial mención de ellos en
Corintios 12:22, cuando dice: “Antes bien aquellos miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los mas necesarios”.



 

 
     
 


15. El Don de Profecía (Pág.228)
 
El don de profecía es la especial capacidad que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de recibir y comunicar un mensaje inmediato de Dios a su pueblo por medio de una declaración divinamente ungida.
 

  •  Como la palabra “profecía” hoy se usa generalmente para indicar la predicción del futuro, es difícil para algunos comprender que el uso bíblico de la palabra incluye no sólo el futuro sino también el presente.

 

  • De hecho el don de profecía ha sido usado mucho más para tratar situaciones del presente que sobre sucesos futuros.

 

  • Aquellos que tienen el don de profecía reciben la inspiración personal del propósito de Dios en una situación concreta.

 

  • Dios habla por medio del profeta.


 
Aquellos que reciben el beneficio del don de profecía pueden esperar:
 

  • consuelo

  • guía

  • aviso

  • aliento

  • admonición

  • juicio

  • edificación.
     
     


 
     
 


16. El Don de Lenguas (Pág. 233)
 

El don de lenguas es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del cuerpo de Cristo:
 

A) De hablar a Dios en un lenguaje que nunca han aprendido
 
B) de recibir y comunicar un mensaje inmediato de Dios a su pueblo por medio de una declaración divina   ungida en un lenguaje que nunca han aprendido.
 
Este es el único de los 27 dones que creo debe ser dividido en parte A) y parte B).
 
La primera variedad del don de lenguas podría llamarse “lenguas privadas”, y a veces “lenguaje de oración”


 La segunda, “lenguas públicas”
 
 
A) Don de lenguas “lenguas privadas”, y a veces “lenguaje de oración”

  • Las lenguas privadas se llaman a veces “lenguaje de oración”.

 

  •  No va implicado aquí ningún don de interpretación.

 

 El texto bíblico más descriptivo de esto es 1ª de Corintios 14:28 en el cual Pablo dice que las lenguas sin interpretación no deberían ser usadas en la iglesia, sino que la persona que tiene este don debería “hablar para si mismo y para Dios”.
 
Harald Bredesen, dice: en varios postulados:
 
1. “Las lenguas permiten a nuestros espíritus comunicar directamente con Dios por encima y más allá del poder de comprensión de nuestras mentes”.


2. “Las lenguas liberan el Espíritu de Dios dentro de nosotros”.


3. “Las lenguas permiten al espíritu tomar un lugar de ascendencia sobre el alma y el cuerpo.”


4. “Las lenguas son la provisión de Dios para la catarsis, por tanto importantes a nuestra salud mental”.


5. “Las lenguas cubren nuestras necesidades de un nuevo lenguaje para la adoración, plegaria y alabanza”.


 
B) La segunda, “lenguas públicas”


No hay mucho que decir acerca de las lenguas públicas, excepto que es una función equivalente a la profecía, La   argumentación que se halla en 1ª. Corintios 14 desarrolla esta equivalencia. Lo que dijimos sobre el don de profecía, puede aplicarse a las lenguas públicas.
 
“A manera de ejemplo referiré una anécdota de segunda mano, que recibí de una fuente de confianza. Afecta a un grupo de creyentes en un pueblo remoto de Guatemala. Una sequía muy severa estaba destruyendo la comarca y el pueblo estaba al punto de extinción. Los cristianos oraron y Dios habló a un grupo por medio de lenguas. En el mensaje les dijo que subieran a una colina cuyo dueño era uno de los cristianos y cavaran un pozo. Este parecía ser uno de los puntos menos apropiados para hacerlo, pero obedecieron, a pesar de las mofas de los infieles en el pueblo. El ridículo se trocó en asombro, sin embargo, cuando dieron con una vena de agua abundante y el pueblo entero fue salvado. Muchos infieles fueron salvos cuando vieron el poder de Dios. Quizá eso es lo que piensa Pablo cuando escribe:
“las lenguas son por señal, no a los creyentes sino a los incrédulos” (1ª. Corintios 14:22)


 
     
 


17. El Don de Interpretación de Lenguas (Pág. 235)
 

El don de interpretación es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de dar a conocer en lenguaje vernáculo el mensaje de aquel que habla lenguas.


 Esto significa que algunos dan un mensaje en lenguas en público e inmediatamente interpretan lo que ellos mismos han dicho.

En otros casos ellos dan el mensaje y otros lo interpretan.
 

 


 
     
 


18. El Don de Milagros (Pág. 237)
 
El don de milagros es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo para servir como intermediarios humanos a través de los cuales El se complace en ejecutar actos poderosos que son percibidos por los observadores como alteraciones del curso ordinario de la naturaleza.

 
 


 
     
 

19. El Don de Curación (Pág. 238)
 
El don de curación es la especial capacidad que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de servir como intermediarios humanos a través de los cuales Dios se complace en curar la enfermedad y restaurar la salud, aparte del uso de los medios naturales.

 

  • El don de curación no da a la persona poder sobrenatural sobre la enfermedad.

 

  • La persona es simplemente un cauce por el cual Dios obra cuando quiere curar.

 

  • La gente con el don de curación no tienen el poder de vaciar los hospitales, a menos que Dios decida hacerlo por medio de ellos.

 

  • Nadie entiende plenamente la posición de Dios con respecto a la enfermedad y la salud. A veces, como sabemos por Job, la enfermedad es parte del plan total de Dios y El la permite. El apóstol Pablo habla de una “espina en la carne” que con toda probabilidad era un problema físico de alguna clase, pero Dios decidió no quitársela (ver 2 corintios 12:7-9).

 

  • Y además la curación no es posible para siempre. Por lo que sabemos, todos los que fueron curados por Jesús mismo también murieron cuando les llegó la hora.

 

  • El don de curación no hace el cuidado de los médicos y enfermeras innecesario. En muchos casos Dios se complace en el uso de los medios médicos para la curación, aunque esto no debería confundirnos con respecto al don de curación.

 

2 Corintios 12:7-9: El aguijón de la carne


12:7: Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;

12:8: respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.

12:9: Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.


 
     
 
20. El Don de Exorcismo (o Liberación) (Pág.101)
 
 
El don de exorcismo es la capacidad especial que Dios ha dado a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de echar demonios y espíritus malos.
 
 
 
 
 


 
21. El Don de Discernir los Espíritus ( Pág. 99)
 
El don de discernimiento de espíritus es la capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de  Cristo y que les permite saber con certeza si ciertas clases de conductas que se dicen ser procedentes de Dios son en realidad divina, humanas o satánicas.

1 Juan 4:1 explícitamente nos dice que “no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios. Estos pasajes describen el deber del cristiano de discernir.
 

Sin embargo, por encima de lo que se espera de todos los cristianos hay un don de discernimiento de espíritus que sólo es dado a unos pocos.

  • Es un don que puede que no sea ejercido con frecuencia.

 

  •  Los que lo tienen pueden incluso ser renuentes a usarlo, porque requiere mucho valor.

 

  •  Pero es confortante para todo el Cuerpo saber que Dios no ha dejado a los cristianos indefensos contra las tácticas de Satán y las fuerzas del mal.

 

  • El Apóstol Pedro al parecer tenía este don. Lo usó de modo dramático al discernir que Satán había inspirado a Ananías a mentir sobre la venta de una casa, y Ananías murió en el mismo instante…

 

  •  El don de discernimiento puede operar en varios niveles.

 

  • El más evidente es la habilidad de conocer que actos al parecer buenos son en realidad obra de Satanás.

 

  • Otro nivel es el de discernir cuando un hermano o hermana hace algo por motivos piadosos o carnales.

 

  • Un tercer nivel implica la habilidad sobrenatural de distinguir la verdad del error, aun cuando los motivos parecen rectos.

 

  • Va sin decir que estos dos últimos implican una especie de juicio muy delicado y deben ir acompañados de una medida extra del fruto del Espíritu si han de resultar de ayuda al cuerpo.


 

 
     
 


22. El Don de la Pobreza Voluntaria (Pág. 95)
 
El don de la pobreza voluntaria es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de renunciar a las comodidades materiales y el lujo y adoptar un estilo de vida personal equivalente al de aquellos que viven en la pobreza en una sociedad dada, a fin de servir a Dios del modo más efectivo.
 
Probablemente todo el que tiene el don de la pobreza voluntaria tiene también el don de dar. Sin embargo, no todos los que tienen el don de dar tienen el don de la pobreza voluntaria.


El uso del adjetivo “voluntario” es importante aquí para separar a aquellos que tienen el don de aquellos que son pobres a causa de circunstancias sociales que no pueden modificar.



 

 
     
 

23. El Don de Dar (Pág.93)
 
El don de dar es la capacidad especial que Dios concede a algunos miembros del Cuerpo de Cristo de    contribuir con sus recursos materiales a la obra de Dios con liberalidad y alegría.


 
     
 

24. El Don de Intercesión (Pág.71)
 
Algunos cristianos, me parece, tienen la habilidad especial de poder orar por largos períodos de tiempo de un modo regular y ver respuestas frecuentes y específicas a sus oraciones, en un grado mucho mayor de lo que se espera de un cristiano corriente.
 
¿Cuánto tiempo cada día pasa en oración la persona que tiene el don de intercesión? Quizá 8 horas. Quizá cuatro…


El pasar mucho tiempo en oración de un modo regular está más allá de las posibilidades de los cristianos que no tienen este don. Si se conociera la verdad, creo que nos sorprenderíamos del poco tiempo   que los cristianos   dedican a la oración. Pero para los que tienen este don es lo más agradable del mundo.

 


 
     
 


25. El Don de la Hospitalidad (Pág. 67)
 
El don de la hospitalidad es la capacidad especial que Dios da a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de proveer casa abierta y una cálida bienvenida a aquellos que necesitan comida y alojamiento.
(Definición de Leslie Flynn)
 
Hospitalidad significa “amor a los extraños”, y algunos indudablemente tienen la habilidad de mostrarla para la gloria de Dios y el crecimiento de la iglesia.


Aunque nos parezca increíble a aquellos que no tenemos el don, las personas que tienen el don de la hospitalidad están más      contentas en sus casas cuando tienen invitados que cuando están solo
.



 

 
     
 


26. El Don de contención o celibato (Pág.60 )
 
El don del celibato es la capacidad especial que Dios da a algunos miembros del Cuerpo de Cristo de permanecer solteros y gozarse en ello; no casarse y no sufrir tenciones sexuales indebidas.
 
Si Ud. es soltero y desea en el fondo de su corazón ser casado, y lo haría si se presentara oportunidad para ello, lo más probable es que no tenga este don. Si Ud. es soltero y se encuentra frustrado por impulsos sexuales no satisfechos, probablemente no tiene este don.


Pero si no le molestan ninguna de las dos cosas; alégrese: Ud. quizá ha encontrado uno de sus dones espirituales.

 


 
     
 

27. El Don del Martirio (Pág. 60)
 
El don del martirio es una capacidad especial que Dios ha dado a ciertos miembros del Cuerpo de Cristo de aceptar el sufrimiento por la fe, y aún la muerte, sin dejar de mostrar una actitud gozosa y de victoria, que da gloria a Dios.
 
La ley innata de la auto conservación o instinto de conservación es característica de la mayoría de la gente, cristianos o no. El cristiano corriente no da la bienvenida a los pensamientos de persecución, sufrimiento, tortura o asesinato. Algunos los aceptarán si vienen, pero sin duda, forzados, pues harán lo posible para evitarlos… Cuando la muerte es inminente, aunque haya aún posibilidades de escape, la persona con el don del martirio preferirá sufrir y morir. Muchos cristianos tienen otros dones y consideran que Dios quiere que sigan usándolos, pero no tienen el del martirio, y estos en general preferirán huir.


 
     
  17.6. Los beneficios de los dones: (Pág. 45 )
 

¿Qué ocurre cuando uno decide descubrir, desarrollar y usar los dones espirituales?
 
1. En primer lugar, será mejor cristiano y más capaz de permitir a Dios que haga que su vida cuente para El. Las personas que conocen sus dones tienen la mano en el mango, por así decirlo, en “la descripción de tareas o empleos espirituales.


2. Encuentran su lugar en la iglesia con más facilidad.


3. Los cristianos que conocen sus dones espirituales tienden a desarrollar una autoestima sana. Esto no significa que piensen “más de si mismo de lo que deberían”

.
4. Aprenden que sea cual sea su don, son importantes para Dios y para el Cuerpo. La oreja no dice:
“porque no soy un ojo, no soy del cuerpo” (1 Corintios 12:16).


5. Los complejos de inferioridad que dejan lisiado se evaporan cuando la gente empieza a pensar “de modo sobrio” sobre ellos mismos”


6. Mucha gente que conocen sus dones espirituales no se quedan espantados por estas actitudes negativas.


7. Aman a Dios, y aman a sus hermanos, se aman a sí mismos por lo que Dios les ha hecho ser.


8. No están orgullosos de sus dones sino agradecidos.´


9. Trabajan juntos con sus otros hermanos en el Cuerpo en armonía y de modo eficiente.


10. El conocer los dones espirituales no sólo ayuda a los cristianos individualmente, sino que ayuda a la iglesia como conjunto. Efesios 4 nos dice que cuando los dones espirituales están operando, todo el Cuerpo madura. Ayudan al Cuerpo a “ser un varón perfecto” no ya “niños fluctuantes” (Efesios 4:13-14)


11. Conociendo los dones espirituales glorifica a Dios. 1 Pedro 4:10-11, advierte a los cristianos que usen los dones espirituales, y luego da una razón de por qué:
“..para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amen”
 


 
 

1 2

 
     
     
     
 

Volver arriba

 
 

Volver a Curso Bíblico

 
     
 

Contacto    mail  :    calidadd@calidaddevida.net