Curso Bíblico- La Salvación

www.calidaddevida.net

¿Qué quiere decir "salvación"? Diferencia entre "salvación" y "conversión". ¿Por qué tenemos que ser salvos? ¿Qué debemos hacer para ser salvos? ¿Qué debemos hacer en cuanto a nuestros pecados? ¿Qué es el poder de la fe? ¿Qué sucede con nosotros al ser salvos? ¿Qué quiere decir "justificación"? ¿Qué quiere decir "adopción"? ¿Cómo sabe uno que es salvo? ¿Qué quiere decir "santificación"? ¿Es la voluntad de Dios que todos sean "santificados"? ¿Cuáles son los medios divinos de la santificación?

   
       
       
     
 


 
  6.                 La salvación  
     
  6.1.        ¿Qué quiere decir “Salvación”?

R. Salvación es una experiencia espiritual. El hombre que estaba condenado por su pecado, ahora es librado del pecado, y de su pena, por la gracia de Dios. Al morir, en vez de ir al infierno irá al cielo.
 
La vida natural se convierte en una vida sobrenatural porque comienza a intervenir el poder de Dios en su vida cotidiana.

El Espíritu Santo al entrar en el hombre lo transforma. Le da fuerza y poder para lograr cosas que antes no podía. Capacidades y talentos que antes no podía ejercer, ahora los desarrolla. Vicios, debilidades que no podía vencer, ahora, con el Espíritu Santo lo logra. Cuando peca, el Espíritu Santo trae convicción del pecado. Antes de tener el Espíritu Santo, no se daba cuenta de su pecado o simplemente no le importaba. Ahora el Espíritu le revela su pecado.


Con la salvación el hombre recibe de parte de Dios, y en forma simultánea la justificación, regeneración y santificación.


Justificación: Hay cancelación de la deuda de pecados. Los pecados del hombre son borrados, al aceptar el sacrificio expiatorio de Jesús en la Cruz, reconocer y confesar sus pecados.


Regeneración: La vida desordenada es cambiada; la naturaleza humana, heredada de Adán, es transformada. El Espíritu Santo entra en el corazón del pecador y es quien dirige su vida.


Santificación: Cambia la mente, las prioridades . Comienza el deseo de agradar a Dios, de apartarse para Dios. No de aislarse sino que los principios que rigen su vida cotidiana, son los de Dios y no los que el mundo impone.
 
Dice el Profesor Roberto Nordlund en su curso bíblico: que la justificación, regeneración y santificación, “las tres constituyen la SALVACIÓN PLENA: no puede existir salvación plena y completa sin las tres experiencias como tampoco puede existir un triángulo verdadero, sin sus tres lados” y estas “tres bendiciones nacen de nuestra unión con Cristo”.



Colosenses 2:13-15: (Justificación)


2:13 : Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados,

2:14: anulando el acta de decretos que había contra vosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,

2:15: y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.


 
2 Corintios 5:16-17: (regeneración)


5:16: De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así.

5:17: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.


5:18: Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.


5:19: que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados,



 1 Pedro 2:9-10:( Santificación)


2:9: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;


2:10: vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.



Apocalipsis 1:5: Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y  nos lavó de nuestros pecados con su sangre,

Apocalipsis 1:6: y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.

 



Romanos 5:1: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Romanos 5:9: Pues muchos más, estando ya justificados con su sangre, por el seremos salvos de la ira.

Romanos 8:1: Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan   conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.


 
Mateo 25:33-34: (Infierno o Reino de Dios)


25:33: Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda.


25:34: Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación el mundo.


25:41: Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.


25:46: E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.




Filipenses 1:21-24:


1:21: Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.


1:22: Más si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.


1:23: Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;


1:24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.


 

 
     
 

6.3.        ¿Por qué tenemos que ser salvos?

R.  Tenemos que ser salvos porque el hombre sin Cristo está muerto en sus delitos y  pecados.

Por el pecado de   Adán y Eva    nacemos separados   de      Dios   y muertos espiritualmente.

 Por medio del nacimiento físico venimos a ser      ciudadanos de la tierra;       por    medio del nacimiento espiritual llegamos a ser     ciudadanos del reino de los cielos.

Cristo       ilustró la salvación cuando le dijo a      Nicodemo que para entrar en el reino de Dios           había          que nacer de  nuevo. Toda persona debe nacer del agua y del Espíritu de Dios para ver y para entrar en el reino de Dios(Juan 3:3,5-6)


Efesios 2:1: Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados.


Romanos 3:23: Por cuantos todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios.
 
Romanos 6:23: porque la paga del pecado es muerte.


Ezequiel 18:4: el alma que pecare, esa morirá.


Juan 3:3: Jesús le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
 
Juan 3:5: El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
 
Juan 3:6: Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.


Juan 1:12-13:
 
1:12: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hecho hijos de Dios;


1:13: los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.
 
 
Juan 3:36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.


Romanos 8:1: ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
 
 
Romanos 8:5-9:


8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.


8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz,


8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;


8:8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.


8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.


Apocalipsis 3:1: Yo conozco tus obras; que tienes nombre de que vives, y estás muerto.



 

 
     
  6.4.        ¿Qué debemos hacer para ser salvos?

R.  Para ser salvos debemos aceptar y confesar a Cristo como el Salvador personal, único y suficiente. ¿Qué significa esto?
 
Significa que el pecador acepta, es decir, reconoce su necesidad, reconoce  que es pecador y recibe voluntariamente a Cristo. Nadie lo puede forzar. Debe ser su voluntad.
 
“Personal” porque es una relación entre Cristo y el pecador. Es un pacto que él hace con Dios. El le rinde su voluntad a Dios para que el Espíritu Santo venga a vivir en él y así Dios transforme su naturaleza humana.

 
“Único” porque Cristo es el único que nos puede salvar. No hay otro nombre dado en el que podamos ser salvo. El es el único mediador entre Dios y los hombres. El es el Juez que puede justificarnos,   perdonarnos los pecados y declararnos justos.
 

 “Suficiente” porque no es necesario agregar nada más, ninguna obra. El sacrificio en la cruz fue completo. El acta de decretos que nos condenaba fue cancelada por Cristo en la cruz. Somos salvos por gracia, no por obras para que nadie se gloríe. Ahora, con el Espíritu de Dios, viviendo en nosotros podemos hacer las obras que Dios determinó, desde antes de la fundación del mundo que hiciésemos. El Espíritu de Dios, morando en el hombre le da el poder para hacer las obras que Dios requiere. El hombre pasa a ser un instrumento del Espíritu Santo y hace las obras que ya fueron   determinadas. La vida del hombre adquiere un propósito divino.
 

 
 

Dice Oswald Chambers en el Libro "En pos de lo supremo", pág. 333, meditación titulada "La liberalidad del indigente":


"El Evangelio de la gracia de Dios despierta un anhelo intenso en las almas humanas y un resentimiento igualmente intenso, porque la revelación que trae no es agradable.

Hay un cierto orgullo en el hombre que quiere estar dando siempre, pero venir y aceptar es otra cosa. Estoy listo a dar mi vida en el martirio, a una completa consagración, a hacer cualquier cosa, pero que no se me humille hasta el nivel del más vil pecador merecedor del infierno y luego me digan que todo lo que tengo que hacer es aceptar la dádiva de Salvación por medio de Jesucristo."


"Tenemos que darnos cuenta que no podemos ganar o merecer nada de Dios. Tenemos que recibirlo como una dádiva o quedar sin ella.

La más grande bendición, espiritualmente, es el conocimiento de que somos indigentes y hasta que no hayamos llegado allí, nuestro Señor es impotente.

No puede hacer nada por nosotros si pensamos que somos suficientes de nosotros mismos. Tenemos que entrar en Su Reino por la indigencia.

Mientras seamos ricos, poseídos de cualquier clase de orgullo o independencia, Dios no puede hacer nada por nosotros.

 Es sólo cuando hambreamos espiritualmente que recibimos el Espíritu Santo. El don de la naturaleza esencial de Dios se hace efectivo en nosotros por el Espíritu Santo.

 El nos imparte la vida vivificadora de Jesús que introduce "el más allá" dentro de nosotros, e inmediatamente que ha entrado "el más allá", se eleva "a las alturas" y somos levantados hasta los dominios donde vive Jesús."
 


Hechos 16:30-31: Encarcelados en Filipos.


16:30: el carcelero les dijo: Señores, ¿Qué debo hacer para ser salvo?


16:31: Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y será salvo, tú y tu casa.



Romanos 10:8-11:


10:8: Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos:


10:9: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.

10:10: Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.


10:11: Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.



Juan 5:39-40:


5:39:Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;


5:40: y no queréis venir a mí para que tengáis vida.
 
Juan 6:37: Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, no le echo fuera.


 
Hechos 4:11-12, 10:42-43


4:11: Este Jesús es la piedra reprobada por vosotros los edificadores, la cual ha venido a ser cabeza del ángulo.


4:12: Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.


10:42: Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos.


10:43: De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.


 
1 Timoteo 2:5-6:


2:5: Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.


2:6: el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.


 
Hebreos 7:25-27:


7:25: por lo cual puede salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.


7:26: Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos;


7:27: que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo.



 
 Romanos 3:24-25:


3:24: siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús,


3:25: a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados,


3:26: con la mira de manifestar en este tiempo su justicia, a fin de que él sea el justo, y el que justifica al que es de la fe de Jesús.


3:27: ¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe.


3:31: ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.



 
Mateo 5:17: No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar , sino para cumplir.



Juan 3:3:Respondiendo Jesús (a Nicodemo) le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.


3:4: Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?


3:5:Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo: que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.


3:6: Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es.


3:8: El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.



 
 
Efesios 2.1-10:Salvos por gracia


2.1: Y él (Cristo) os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados,


2:2: en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,


2:3: entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás.


2:4: Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó,


2:5: aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo ( por gracia sois salvos) ,


2:6: y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús.


2:7: para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.


2:8: Porque por gracias sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;


2:9: no por obras, para que nadie se gloríe


2:10: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.


 
Santiago 2:26: Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta.



 
Juan 14:6: Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.



 

 
     
 

6.5.     ¿Qué debemos hacer en cuanto a nuestros pecados?

R. Debemos confesarlos y    arrepentirnos de nuestros pecados y pedirle a    Dios, por medio de     Cristo,  que nos    perdone y limpie el corazón de todo  pecado.


Dice Oswald Chambers en el Libro "En pos de lo supremo", pág. 341, meditación titulada "El templo del Espíritu Santo"

 

" Tengo que darle cuenta a Dios de la manera como gobierno mi cuerpo bajo Su dominio.

Pablo dijo: "No hago nula la gracia de Dios"; es decir, hacerla de ningún efecto.

 La gracia de Dios es absoluta, la salvación de Jesús es perfecta, es hecha para siempre. No estoy siendo salvado; soy salvo. La salvación es tan eterna como el trono de Dios.

 Lo que tengo que hacer es desarrollar lo que Dios me imparte. "Llevad a cabo vuestra propia salvación". Soy responsable de su hechura. Significa que tengo que manifestar la vida del Señor en este cuerpo, no mística, sino real y enfáticamente.

"Hiero mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre". Todo santo puede tener su cuerpo en absoluta sujeción a Dios. Dios nos ha hecho de tal manera que podemos tener dominio sobre todo el templo del Espíritu Santo, sobre nuestras imaginaciones y afectos.

 Somos responsables de estas cosas y no debemos ceder o darle cabida a afectos desordenados. La mayoría de nosotros somos mucho más severos con otros que lo que somos con nosotros mismos. Disculpamos cosas en nosotros mismos mientras que condenamos en otros cosas a las cuales no somos inclinados naturalmente."

 "Os ruego", dice Pablo, "que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo" El punto para decidirse es el siguiente: ¿Estoy de acuerdo con mi Señor y Maestro en que mi cuerpo sea Su templo? Si es así, entonces para mí el todo de la ley para el cuerpo se resume en esta revelación, que mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo."


1 Juan 1:9: Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.


2 Corintios 7:10: Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación.



Romanos 12:1: Así, que hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.


Romanos 12:2: No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.



Juan 14:23: Respondió Jesús: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.



1 Corintios 3:10-16:

3:10: Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire como sobreedifica.


3:11: Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.


3:12: Y si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca.


3:13: la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará, pues por el fuego será revelada; y la obra de cada uno cual sea, el fuego la probará.


3:14: Si permaneciere la obra de alguno que sobreedificó, recibirá recompensa.


3:15:Si la obra de alguno se quemare, él sufrirá pérdida, si bien el mismo será salvo, aunque así como por fuego.


3:16: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros.


 

 
     
 

6.6.        ¿Qué es el poder de la fe?

R. La fe trae la salvación, la sanidad divina, el bautismo en el Espíritu    Santo, y todas las bendiciones  de Dios. Sin fe es  imposible agradar a Dios. El justo vivirá por la fe.


Textos bíblicos

Marcos 9:23: Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible.



 
Hebreos 10:38: Mas el justo vivirá por fe; Y si retrocediere, no agradará a mi alma.
 
Hebreos 11:6: Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.



 
Gálatas 3:9-14:


3:9: De modo que los de la fe son bendecidos con el creyente Abraham.


3:10: Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.


3:11: Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá;


3:12: y la ley no es de fe, sino que dice: El que hiciere estas cosas vivirá por ellas.


3:13: Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero)


3:14: para que en Cristo Jesús la bendición de Abraham alcanzase a los gentiles, a fin de que por la fe recibiésemos la promesa del Espíritu.


3:24: De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.


3:25: Pero venida la fe, ya no estamos bajo ayo.


3:26: pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.


3:27: porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.



 
Santiago 5:15: Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.



 
Efesios 2:8-9:


2:8: Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios.


2:9: no por obras, para que nadie se gloríe.


2:10: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.



 
Hechos 1:8: pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.


                 

 
     
 

6.7.        ¿Qué sucede con nosotros al ser salvos?

R. Nacemos en la familia de Dios por el Espíritu Santo. Esto es lo que significan las palabras de Jesús: “Os es necesario nacer de nuevo”.

Somos reconciliados con Dios. Somos uno en Cristo. Pasamos a ser hijos de Dios y templos del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo viene a estar con nosotros y en nosotros para guiarnos en todas las cosas.

Para consolarnos en las tribulaciones, para exhortarnos cuando actuamos mal, para enseñarnos a vivir la vida cristiana.

Pasamos del dominio de Satanás al Reino de Dios.

Nuestros pecados son perdonados por la sangre de Cristo. Y Dios comienza a manifestarse en nuestra vida.


Un nuevo nacimiento


Juan 3:3: Jesús le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
 
Juan 3:5: El que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.



 Hijos de Dios


Juan 1:11-12:


1:11: A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.


1:12: Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hecho hijos de Dios;


1:13: los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.


Guiados por el Espíritu Santo
 
Romanos 8:14: Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.


Somos templos del Espíritu Santo
 
Juan 14:15-23, 26:


14:15: Si me amáis, guardad mis mandamientos.


14:16: Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:


14:17: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.


14:18: No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros.


14:19: Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.


14:20: En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros.


14:21: El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le   amaré, y me manifestaré a él.


14:22: Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo?


14:23: Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos    morada con él.


14:26: Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.


1 Corintios 3:16: ¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?

1 Corintios 6:19: ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?

1 Corintios 6:20: Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.


Efesios 2:19-22:

2:19: Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,

2:20: edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo,

2:21: en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor;

2:22: en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.


Trasladados del dominio de Satanás al de Jesucristo
 
Colosenses 1:13-14:


1:13: el cual os ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado hijo,


1:14: en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados.



 Nuevas criaturas
 
2 Corintios 5:14-17:


5:14: Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron;


5:15: y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.


5:16: De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne,      ya no lo conocemos así.


5:17: De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las   cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.


5:18: Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación.


Uno en Cristo
 
Gálatas 3:27-28


3:27: porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.


3:28: Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.
 

 
 
 
     
 

6.8.    ¿Qué quiere decir “ justificación”?

R. Justificación quiere decir que Dios declara al pecador libre de culpa, como si no hubiera pecado, y le declara ser recto ante su vista.

Recordemos a los dos ladrones crucificados con Cristo. Uno de ellos, el que se reconoció   pecador y le pidió a Cristo tenerlo en cuenta cuando volviera en su reino, fue salvo. Jesús le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”. (Lucas 23:40-43)


Dice Roberto Nordlund en su curso bíblico referente a la justificación: La fe en Cristo es el instrumento por el cual el hombre se adueña de la justicia de Cristo.

“La doctrina de la justificación por la gracia de Dios remueve o destruye dos peligros:


1. El orgullo de la justicia propia y del esfuerzo personal.
2. El temor de que uno sea demasiado débil para superar los obstáculos, vencer las dificultades; obtener la victoria”.


Textos bíblicos

 Romanos 5:1: Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.


Romanos 3:20-22:

3:20: ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de él; porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.


3:21: Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y los profetas;


3:22: la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia,


3:23: por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios.


3:24: siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.


Romanos 4:11:El ejemplo de Abraham: Y recibió la circuncisión como señal, como sello de justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;


Hebreos 11:7: Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca  que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.


 Filipenses 3:8-9:

3:8: Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del     cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,


3:9: y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo, la justicia que es de Dios por la fe;

 


 

 
     
 

6.9.        ¿Qué es “adopción”?

R. Es un hecho de Dios por el cual el pecador es “colocado como un hijo” , perdonado y recibido en la familia de Dios como un hijo, con derecho a plena herencia.


Textos bíblicos

Gálatas 4.1-7:


4.1: Pero también digo: Entre tanto que el heredero es niño, en nada difiere del esclavo, aunque es señor de todo;


4:2: sino que está bajo tutores y curadores hasta el tiempo señalado por el padre.


4:3: Así también nosotros, cuando éramos niños, estábamos en esclavitud bajo los rudimentos del mundo.


4:4: Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley,


4:5: para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.


4:6: Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!


4:7: Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por medio de Cristo.


Romanos 8:15-17:


8:15: Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!


8:16: El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.


8:17: Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con   él, para que      juntamente con él seamos glorificados. 


 

 
     
 

6.10.   ¿Cómo se sabe que uno es salvo?

R. Uno sabe que es salvo por creer la Palabra de Dios, por tener el testimonio del Espíritu en su corazón y   por amar a sus hermanos.

 Las   prioridades cambian y se siente un deseo de agradar a  Dios en lo cotidiano. El  Espíritu Santo ha realizado una   transformación de la mente. Cuando se cae en la           tentación, el Espíritu Santo trae convicción a nuestro espíritu y   arrepentimiento.

Aparece el deseo de comunicarse con Dios a través   de   la      oración y de ser un instrumento suyo. La vida adquiere un propósito.


Textos bíblicos

Romanos 8:16 : El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.



1 Juan 3:23-24:


3:23: Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.


3:24: Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él.


 


 
     
 

6.11.   ¿Qué quiere decir “santificación”?

  R. Santificación quiere decir ser limpiado del pecado y consagrado a Dios, separado para Dios.

Dice el Diccionario Bíblico: “Acción de separarse y consagrarse a Dios”


Textos bíblicos

1 Tesalonicenses 5:23:  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado  irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.
 



 

 
       
 

6.12.   ¿Es la voluntad de Dios que todos sean santificados?

R. Sí. Dios desea nuestra santificación, pues sin la santidad nadie verá al   Señor.


Textos bíblicos

1 Tesalonicenses 4:3: pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación



 
Hebreos 12:14: Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.



 
Juan 3:36: El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.


 

              

     
  6.13. ¿Cuáles son los medios divinos de la santificación?

R Los medios divinos de la santificación son:

1.      La sangre de Cristo

2.      El Espíritu Santo

3.      La Palabra de Dios.


 

Textos bíblicos

1-La Sangre de Cristo:


Hebreos 13:12: Por lo cual también Jesús , para santificar al pueblo mediante su propia sangre, padeció fuera de la puerta.


Hebreos 10:1: Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfecto a los que se acercan.


Hebreos 10:4: Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no pueden quitar los pecados.


Hebreos 10:8: Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley)


Hebreos 10:9: y diciendo luego: He aquí que vengo, OH Dios, para hacer tu voluntad; quita lo primero, para establecer esto último.


Hebreos 10:10: En esta voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre.



1Juan 1:7: pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.



 

·2.-El Espíritu Santo:


1 Corintios 6:9-11:


6:9: ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones,


 6:10: ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.


6:11: Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.


 
2 Tesalonicenses 2:13-14
 
2:13: Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.


2:14: a lo cual os llamó mediante nuestro evangelio, para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo.


1 Pedro 1:2: elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y Paz os sean multiplicadas.


Romanos 15:16: para ser ministro de Jesucristo a los gentiles, ministrando el evangelio de Dios, para que los gentiles le sean ofrenda agradable, santificada por el Espíritu Santo.


Hechos 15:8-9:
15:8: Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros;


15:9: y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones.



·3.-La palabra de Dios


Juan 17:17:Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.


Efesios 5:25-26


5:25: ..así como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella


5:26: para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra.



Juan 15:3: Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.


Salmo 119:9: ¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra.


 

 

 

     
     

Volver arriba

Volver a Curso Bíblico

 
 

Contacto    mail  :    calidadd@calidaddevida.net