Calidad de Vida la Web Treintaitresina con aportes para alcanzar una vida de  calidad

Cuando estamos ansiosos qué podemos leer en la Biblia

www.calidaddevida.net

 

 

 

 

 

   
Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más
     

salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos

   
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y T.

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y T.
 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
       
 
  1. CUANDO ESTAMOS ANSIOSOS:
  •  Salmo 46:  /(1) Dios es nuestro amparo y fortaleza,/ Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones./ (2)  Por tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, / Y se traspasen los montes al corazón de mar;/ (3) Aunque bramen y se turben sus aguas, / Y tiemblen los montes a causa de su braveza ./ (4) Del río sus corrientes alegran la ciudad de Dios, El santuario de las moradas del Altísimo. / (5) Dios está en medio de ella; no será conmovida. Dios la ayudará       al clarear la mañana. / (6) Bramaron las naciones, titubearon los reinos; dio él su voz, se derritió la tierra. / (7) Jehová de los ejércitos está con nosotros; Nuestro refugio es el dios de Jacob./ (8)  Venid, ved las obras de Jehová. Que ha puesto asolamientos en la tierra. / (9) Que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra. Que quiebra el arco, corta la lanza y quema los carros en el fuego./ (10) Estad. quietos, y conoced que yo soy Dios; / seré exaltado entre las naciones;/ enaltecido seré en la tierra./ (11) Jehová de los ejércitos está con nosotros;/ Nuestro refugio es e l Dios de Jacob.

 

  • Mateo 6:19-34: Tesoros en el cielo / (19) No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan; / (20) sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan./ (21) Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón./ La lámpara del cuerpo: (22) La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;/ (23) pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?/ Dios y las riquezas:(24) Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas./ El afán y la ansiedad: (25)Por tanto os digo: no os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?/ (26) Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre Celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?/ (27) ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?/ (28) Y por el vestido, ¿por qué os afanáis? Considerad los lirios del campo, cómo crecen: no trabaja ni hilan; / (29) pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos. /(30) Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombre de poca fe?/ (31) No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?/ (32) Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas  cosas./ (33) Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas./ (34) Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.

 

  • Filipenses 4:6: Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

 

  • 1 Pedro 5:6,7:  (5) Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; / (7) echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque el tiene cuidado de vosotros.
 
 
     
       
 

Volver arriba

 

Volver a Consuelo del Espíritu Santo