Calidad de Vida la Web Treintaitresina con aportes para alcanzar una vida de  calidad

Cuando nos amenaza el desastre que podemos leer en la Biblia

www.calidaddevida.net

 

 

 

   
   

Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más

 

salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos

   
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y Tres

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y Tres

 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
 
     
       
  CUANDO NOS AMENAZA EL DESASTRE:
  • Salmo 33:20: Nuestra alma espera a Jehová; nuestra ayuda y nuestro escudo es él.

 

  • Salmo 46:1: Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en las tribulaciones /

 

  • Salmo 91:/ (1) El que habita al abrigo del Altísimo,/ morará bajo la sombra del Omnipotente./ (2) Diré yo a Jehová: esperanza mía, y castillo mío; / Mi Dios, en quien confiaré./ (3) El te librará del lazo del cazador,/  De la peste destructora./(4)  Con sus plumas te cubrirá, / Y debajo de sus alas estarás seguro;/ Escudo y adarga es su verdad. / (5) No temerás  el terror nocturno, / Ni saeta que vuele de día, / (6) Ni pestilencia que ande en oscuridad,/ Ni mortandad que en medio del día destruya./ (7) Caerán a tu lado mil,/ y diez mil a tu diestra; / Mas a ti no llegará. / (8) Ciertamente con tus ojos mirarás / Y verás la recompensa de los impíos./ (9)Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, / Al Altísimo por tu habitación, /(10) No te sobrevendrá mal, / Ni plaga tocará tu morada./ (11) Pues a sus ángeles mandará  acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos./ (12)  En las manos te  llevarán, / Para que tu pie no tropiece en piedra./ (13) Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón./ (14) Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. / (15) Me invocará, y yo le responderé;/ Con él estaré yo en la angustia; /(16) Lo libraré y le glorificaré. / Lo saciaré de larga vida./ Y le mostraré mi salvación.

 

  • Salmo 115:11: Los que teméis a Jehová, confiad en Jehová; él es vuestra ayuda y vuestro escudo.

 
  • Salmo 118:5,6:/  (5) Desde la angustia invoqué a Jehová, y me respondió Jah, poniéndome en lugar espacioso./ Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre./ (6) Jehová está conmigo entre los que me ayuda; por tanto yo veré mi deseo en los que me aborrecen.

 

  • Salmo 121:2: Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

 

  • Salmo 124:8: Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra.

 

  • Isaías 41:10: No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te  ayudaré, siempre te sustentaré con diestra de mi justicia.

 

  • Lucas 8:22-25: Jesús calma la tempestad. /(22)Aconteció un día, que entró en una barca con sus discípulos, y les dijo: Pasemos al otro lado del lago. Y partieron./ (23) Pero mientras navegaban, él se durmió. Y se desencadenó una tempestad de viento en el lago; y se anegaban y peligraban./(24) Y vinieron a él y le despertaron, diciendo: ¡Maestro, Maestro, que perecemos! Despertando él, reprendió al viento y a las olas; y cesaron, y se hizo bonanza. /(25)Y les dijo: ¿Dónde está vuestra fe? Y atemorizados, se maravillaban, y se decían unos a otros: ¿Quién es éste, que aun a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen?

 

  • Romanos 8:26:  Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

 

  • Hebreos 4:16: Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

 

  • Hebreos 13:6: De manera que podemos decir confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré lo que me pueda hacer el hombre

 

 
 
     
       

Volver arriba

Volver a Consuelo del Espíritu Santo