Calidad de Vida la Web Treintaitresina con aportes para alcanzar una vida de  calidad

Las sanidades que hizo Jesús

www.calidaddevida.net

 

 

 

 

 

 

 

Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más

 

salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos

   
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y Tres

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y Tres

 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
 
 
     
 

Las sanidades que hizo Jesús

 
 
 
  1.  Jesús sana a un leproso:
  • Mateo 8:1-4:Jesús sana a un leproso:       (1)  Cuando descendió Jesús del monte, le seguía mucha             gente./ (2) Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. /(3) Jesús extendió la mano y le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante su  lepra desapareció. /(4) Entonces Jesús le dijo: Mira, no lo digas a nadie; sino vé, muéstrate al sacerdote, y presenta la ofrenda que ordenó Moisés, para testimonio a ellos.

 

  •  Marcos 1:40-45:Jesús sana a un leproso: (40) Vino a él un leproso, rogándole; e hincada la rodilla, le dijo: Si quieres, puedes limpiarme. /(41) Y Jesús teniendo misericordia de él, extendió la mano y le tocó, y le dijo: Quiero, se limpio./ (42) Y así que él hubo hablado, al instante la lepra se fue de aquél, y quedó limpio./(43) Entonces el encargó rigurosamente, y le despidió luego, / (44) y le dijo: Mira, no digas a nadie nada, sino vé, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación lo que Moisés mandó, para testimonio a ellos./ (45) Pero ido él, comenzó a publicarlo mucho y a divulgar el hecho, de manera que ya Jesús no podía entrar abiertamente en la ciudad, sino que se quedaba fuera en los lugares desiertos; y venían a él de todas partes.

 

  •  Lucas 5:12-16:Jesús sana a un leproso:( 12) Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.. / (13) Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él./ (14) Y él le mandó que no le dijese a nadie; sino vé, le dijo, muéstrate al sacerdote, y ofrece por tu purificación, según mandó Moisés, para testimonio a ellos. / (15) Pero su fama se extendía más y más; y se reunía mucha gente para oírle, y para que les sanase de sus enfermedades. /(16) Mas él se apartaba a lugares desiertos, y oraba.

 

  1. Jesús sana al siervo de un centurión
  •  Mateo 8:5-13:Jesús sana al siervo de un centurión/ (5) Entrando Jesús en Capernaum, vino a él un centurión, rogándole, / (6) y diciendo: Señor, mi criado está postrado en casa, paralítico, gravemente atormentado. / (7) Y Jesús le dijo: Yo iré y le sanaré. / (8) Respondió el centurión y dijo: Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo; solamente dí la palabra, y mi criado sanará. / (9) Porque también yo soy hombre bajo autoridad., y tengo bajo mis órdenes soldados; y digo a éste: vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace. /(10) Al oírlo Jesús, se maravilló , y dijo a los que le seguían: De cierto os digo, que ni aun en Israel he hallado tanta fe. /(11) Y os digo que vendrán muchos del oriente y del occidente, y se sentarán con Abraham e Isaac y Jacob en el reino de los cielos; / (12)mas los hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. / (13) Entonces Jesús dijo al centurión; Vé, y como creíste, te sea hecho. Y su criado fue sanado en aquella misma hora.

 

  • Lucas 7:1-10 :  Jesús sana al siervo de un centurión/ (1) Después que hubo terminado todas sus palabras al pueblo que le oía, entró en Capernaum. /(2) Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. / (3) Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. /(4) Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; / (5) porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga./ (6) Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndoles: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo;/ (7) por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero dí la palabra, y mi siervo será sano. / (8)  Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Vé, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo: Haz esto, y lo hace./ (9) Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. / (10) Y al regresar a casa los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo.

 

  1. Jesús sana a la suegra de Pedro
  • Mateo 8:14-17: Jesús sana a la suegra de Pedro/ (14) Vino  Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre. /(15) Y tocó su mano, y la fiebre la dejó; y ella se levantó, y les servía. /(16) Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; / (17) para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

 

  • Marcos 1:29-34/Jesús sana a la suegra de Pedro/ (29) Al salir de la sinagoga, vinieron a casa de Simón y Andrés, con Jacobo y Juan. / (30) Y la suegra de Simón estaba acostada con fiebre; y en seguida le hablaron de ella. / (31) Entonces él se acercó; y la tomó de la mano y la levantó; e inmediatamente le dejó la fiebre, y ella les servía.

 

  • Lucas 4:38-41/   Jesús sana a la suegra de Pedro/ (38) Entonces Jesús se levantó y salió de la sinagoga, y entró en casa de Simón. La suegra de Simón tenía una gran fiebre; y le rogaron por ella. / (39) E inclinándose hacia ella, reprendió a la fiebre; y la fiebre la dejó, y levantándose ella al instante, les servía.

 

  1. El endemoniado gadareno
  • Mateo 8:28-34: Los endemoniados gadarenos/ (28) Cuando llegó a la otra orilla, a la tierra de los gadarenos, vinieron a su encuentro dos endemoniados, que salían de los sepulcros, feroces en gran manera, tanto que nadie podía pasar por aquel camino. / (29) Y clamaron diciendo: ¿Qué tienes con nosotros, Jesús, Hijo de Dios? ¿Has venido acá para atormentarnos antes de tiempo? / (30) Estaba paciendo lejos de ellos un hato de muchos cerdos. /(31) Y los demonios le rogaron diciendo: si nos echas fuera, permítenos ir a aquel hato de cerdos./ (32) El les dijo : Id. Y ellos salieron, y se fueron a aquel hato de cerdos; y he aquí, todo el hato de cerdos se precipitó en el mar por un despeñadero, y perecieron en las aguas. / (33) Y los que los apacentaban huyeron, y viniendo a la ciudad, contaron todas las cosas, y lo que había pasado con los endemoniados. / (34) Y toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y cuando le vieron, le rogaron que se fuera de sus contornos.

 

  • Marcos 5:1-20/ El endemoniado gadareno / (1) Vinieron al otro lado del mar, a la región de los gadarenos. /(2) Y cuando salió él de la barca, en seguida vino a su encuentro, de los sepulcros, un hombre con un espíritu inmundo, / (3) que tenía su morada en los sepulcros, y nadie podía atarle, ni aun con cadenas./ (4) Porque muchas veces había sido atado con grillos y cadenas, mas las cadenas habían sido hechas pedazos por él, y desmenuzados los grillos; y nadie le podía dominar. / (5) Y siempre, de día y de noche, andaba dando voces en los montes y en los sepulcros, e hiriéndose con piedras. / (6) Cuando vio, pues, a Jesús de lejos, corrió y se arrodilló ante él. / (7)  Y clamando a gran voz, dijo: ¿Qué tienes conmigo, Jesús Hijo del Dios Altísimo? Te conjuro por Dios que no me atormentes. / (8) Porque le decía: Sal de este hombre, espíritu inmundo. (9)  Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque somos muchos. / (10) Y le rogaba mucho que no los enviase fuera de aquella región. /(11) Estaba allí cerca del monte un gran hato de cerdos paciendo. / (12) Y le rogaron todos los demonios, diciendo: Envíanos a los cerdos para que entremos en ellos. / (13) Y luego Jesús les dio permiso. Y saliendo aquellos espíritus inmundos, entraron en los cerdos, los cuales eran como dos mil ; y el hato se precipitó en el mar por un despeñadero, y en el mar se ahogaron. /(14) Y los que apacentaban los cerdos huyeron, y dieron aviso en la ciudad y en los campos. Y salieron a ver qué era aquello que había sucedido. /(15) Vienen a Jesús, y ven al que había sido atormentado del demonio, y que había tenido la legión, sentado, vestido y en su juicio cabal; y tuvieron miedo. / (16) Y les contaron los que lo habían visto, cómo le había acontecido al que había tenido el demonio, y lo de los cerdos. / (17) Y comenzaron a rogarle que se fuera de los contornos. / (18) Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. / (19) Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. /(20) Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban.

 

  • Lucas 8:26-39/El endemoniado gadareno/ (26)  Y arribaron a la tierra de los gadarenos, que está en la ribera opuesta a Galilea. / Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado desde hacía mucho tiempo; y no vestía ropa, ni moraba en casa, sino en los sepulcros. / (28) Este, al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies exclamó a gran voz. ¿Qué tienes conmigo?, Jesús, Hijo del Dios Altísimo? Te ruego que no me atormentes. / (29) (Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre, pues hacía mucho tiempo que se había apoderado de él; y le ataban con cadenas y grillos, pero rompiendo las cadenas, era impelido por el demonio a los desiertos.) / (30) Y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él. / (31) Y le rogaban que no los mandase ir al abismo. /(32) Había allí un hato de muchos cerdos que pacían en el monte; y le rogaron que los dejase entrar en ellos; y les dio permiso. / (33) Y los demonios, salidos del hombre, entraron en los cerdos; y el hato se precipitó por un despeñadero al lago, y se ahogó. / (34) Y los que apacentaban los cerdos, cuando vieron lo que había acontecido, huyeron, y yendo dieron aviso en la ciudad y por los campos. / (35) Y salieron a ver lo que había sucedido; y vinieron a Jesús, y hallaron al hombre de quien habían salido los demonios, sentado a los pies de Jesús, vestido, y en su  cabal juicio; y tuvieron miedo./ (36) Y los que lo habían visto, le contaron cómo había sido salvado el endemoniado. / (37) Entonces toda la multitud de la región alrededor de los gadarenos le rogó que se marchase de ellos, pues tenían gran temor. Y Jesús, entrando en la barca, se volvió. / (38) Y el hombre de quien había salido los demonios le rogaba que le dejase estar con él; pero Jesús le despidió, diciendo: / (39) Vuélvete a tu casa, y cuenta cuán grandes cosas ha hecho Dios contigo. Y él se fue, publicando por toda la ciudad cuán grandes cosas había hecho Jesús con él.

 

  1. Jesús sana a un paralítico
  • Mateo 9:1-8: Jesús sana a un paralítico/  (1)  Entonces, entrando Jesús en la barca, pasó al otro lado y vino a su ciudad. / (2) Y sucedió que le trajeron un paralítico, tendido sobre una cama; y al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Ten ánimo, hijo; tus pecados te son perdonados. / (3) Entonces algunos de los escribas decían dentro de sí: Este blasfema. /(4) Y conociendo Jesús los pensamientos de ellos, dijo: ¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? / (5) Porque, ¿qué es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? / (6) Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dice entonces al paralítico) : Levántate, toma tu cama, y vete a tu casa. /(7) Entonces él se levantó y se fue a su casa. / (8) Y la gente, al verlo, se maravilló y glorificó a Dios, que había dado tal potestad a los hombres.

 

  • Marcos 2:1-12/Jesús sana a un paralítico/ (1) Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. / (2) E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. / (3) Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. / (4) Y como no podían acercarse a él ,a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico./ (5) Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. / (6) Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: / (7) ¿Por qué habla éste así ? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? / (8) Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? / (9) ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? / (10) Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico) : / (11) A ti te digo      : Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa./ (12) Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.

 

  • Lucas 5:17-26/ Jesús sana a un paralítico/ (17) Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar. (18) Y sucedió que unos hombres que traían en un lecho a un hombre que estaba paralítico, procuraban llevarle adentro y ponerle delante de él. / (19) Pero no hallando cómo hacerlo a causa de la multitud, subieron encima de la casa, y por el tejado le bajaron con el lecho, y poniéndole en  medio, delante de Jesús. / (20) Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. /(21) Entonces los escribas y los fariseos, comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar  pecados sino sólo Dios?/ (22) Jesús entonces, conociendo los pensamientos de ellos, respondiendo les dijo: ¿Qué caviláis en vuestros corazones? / (23) ¿Qué es más fácil, decir: Tus pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda?/ (24) Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico) A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. / (25) Al instante, levantándose en presencia de ellos, y tomando el lecho en que estaba acostado, se fue a su casa, glorificando a Dios. /(26) Y todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor, decían: Hoy hemos visto maravillas.

 

  1. La hija de Jairo y la mujer que tocó el manto de Jesús

  • Mateo 9:18-26: La hija de Jairo y la mujer que tocó el manto de Jesús/ (18) Mientras él les decía estas cosas, vino un hombre principal y se postró ante él, diciendo: Mi hija acaba de morir; mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá. / (19) Y se levantó Jesús, y le siguió con sus discípulos. / (20) Y he aquí una mujer enferma de flujo de sangre desde hacía doce años, se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; / (21) porque decía dentro de sí: Si tocare solamente su manto, seré salva. / ( 22) Pero Jesús, volviéndose y mirándola, dijo: Ten ánimo, hija: tu fe te ha salvado. Y la mujer fue salva desde aquella hora. / (23) Al entrar Jesús en la casa del principal, viendo a los que tocaban flautas, y la gente que hacía alboroto, / (24) les dijo: Apartados, porque la niña no está muerta, sino duerme. Y se burlaban de él. / (25) Pero cuando la gente había sido echada fuera, entró, y tomó de la mano a la niña, y ella se levantó. / (26)Y se difundió la fama de esto por toda aquella tierra.

 

  • Marcos 5:21-43/ La hija de Jairo y la mujer que tocó el manto de Jesús/ (21) Pasando otra vez Jesús en una barca a la otra orilla, se reunió alrededor de él una gran multitud; y él estaba junto al mar. / (22) Y vino uno de los principales de la sinagoga, llamado Jairo; y luego que le vio, se postró a sus pies, / (23) y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven  y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá. / (24) Fue, pues, con él; y le seguía una gran multitud, y le apretaban. / (25) Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre, / (26) y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, / (27) cuando oyó hablar de Jesús, vino por detrás entre la multitud, y toco su manto. / (28) Porque decía: Si tocare tan solamente su manto, seré salva.  /(29) Y en seguida la fuente de su sangre se secó; y sintió en el cuerpo que estaba sana de aquel azote. / (30) Luego Jesús, conociendo en sí mismo el poder que había salido de él, volviéndose a la multitud, dijo: ¿Quién ha tocado mis vestidos?/ (31) Sus discípulos le dijeron: Ves que la multitud te aprieta, y dices: ¿Quién me ha tocado? / (32) Pero él miraba alrededor para ver quién había hecho esto. /(33) Entonces la mujer, temiendo y temblando, sabiendo lo que en ella había sido hecho, vino y se postró delante de él, y le dijo toda la verdad. /(34) Y él le dijo: Hija, tu fe te ha hecho salva; vé en paz, y queda sana de tu azote./ (35) Mientras él aún hablaba, vinieron de casa del principal de la sinagoga, diciendo : Tu hija ha muerto; ¿para qué molestas más al Maestro?/ (36) Pero Jesús, luego que oyó lo que se decía, dijo al principal de la sinagoga: No temas, cree solamente. / (37) Y no permitió que le siguiese nadie sino Pedro, Jacobo, y Juan hermano de Jacobo. / (38)  Y vino a casa del principal de la sinagoga, y vio alboroto y a los que lloraban y lamentaban mucho. / (39) Y entrando, les dijo: ¿Por qué alborotáis y lloráis? La niña no está muerta, sino duerme. / (40)  Y se burlaban de él. Mas él, echando fuera a todos, tomó al padre y a la madre de la niña, y a los que estaban con él, y entró donde estaba la niña. / (41) Y tomando la mano de la niña, le dijo: Talita cumi; que traducido es: Niña, a ti te digo, levántate./ (42) Y luego la niña se levantó y andaba, pues tenía doce años. Y se espantaron grandemente. / (43) Pero él les mandó mucho que nadie lo supiese, y dijo que se le diese de comer.

 

  • Lucas 8:40-56/La hija de Jairo y la mujer que tocó el manto de Jesús/ (40) Cuando volvió Jesús, le recibió la multitud con gozo; porque todos le esperaba. / (41) Entonces vino un varón llamado Jairo, que era un principal de la sinagoga, y postrándose a los pies de Jesús, le rogaba que entrase en su casa; / (42) porque tenía una hija única, como de doce años, que se estaba muriendo. Y mientras iba, la multitud le oprimía. / (43) Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, /(44) se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. / (45) Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? / (46) Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. / (47) Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo        por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. / (48) Y él dijo: Hija, tu fe te ha salvado; vé en paz. / (49) Estaba hablando aún, cuando vino uno de casa del principal de la sinagoga a decirle: Tu hija ha muerto; no molestes más al Maestro. / (50) Oyéndolo Jesús, le respondió: No temas: cree solamente, y será salva. /(51) Entrando en la casa, no dejó entrar a nadie consigo, sino a Pedro, a Jacobo, a Juan, y al padre y a la madre de la niña. /(52) Y lloraban todos y hacían lamentación por ella. Pero él dijo: No lloréis; no está muerta, sino que duerme. / (53) Y se burlaban de él, sabiendo que estaba muerta./ (54) Mas él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. / (55) Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer. /(56) Y sus padres estaban atónitos; pero Jesús les mando que a nadie dijesen lo que había sucedido.

 

  1. Dos ciegos reciben la vista
  • Mateo 9:27-31: Dos ciegos reciben la vista / (27) Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! / (28) Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y Jesús les dijo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos dijeron: Sí, Señor. / (29) Entonces les tocó los ojos, diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. / (30) Y los ojos de ellos fueron abiertos. Y Jesús les encargó rigurosamente, diciendo: Mirad que nadie lo sepa. / (31)Pero salidos ellos, divulgaron la fama de él por toda aquella tierra.

 

  1. Un mudo habla
  • Mateo 9:32-34: Un mudo habla/  (32) Mientras salían ellos, he aquí, le trajeron un mudo, endemoniado. / (33) Y echado fuera el demonio, el mudo habló; y la gente se maravillaba, y decía: Nunca se ha visto cosa semejante en Israel. / (34) Pero los fariseos decían: Por el príncipe de los demonios echa fuera los demonios.

 

 

  1. El hombre de la mano seca/
  • Mateo 12:9-13: El hombre de la mano seca/ (9) Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. / (10) Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y preguntaron a Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? / (11) Y el les dijo: ¿Que hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoy en día de reposo, no le eche mano, y la levante? / (12) Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo. / (13) Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y el la extendió, y le fue restaurada sana como la otra. / (14) Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle.

 

  • Marcos 3:1-6: El hombre de la mano seca/ (1) Otra vez entró Jesús en la sinagoga; y había allí un hombre que tenía seca una mano. / (2) Y le acechaban para ver si en el día de reposo le sanaría, a fin de poder acusarle. / (3) Entonces dijo al hombre que tenía  la mano seca: Levántate y ponte en medio. / (4) Y les dijo: ¿Es lícito en los días de reposo hacer bien, o hacer mal; salvar la vida o quitarla? Pero ellos callaban. / (5) Entonces, mirándolos alrededor con enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y la mano le fue restaurada sana. / (6) Y salidos los fariseos, tomaron consejo con los herodianos contra él para destruirle.

 

  • Lucas 6:6-11   El hombre de la mano seca/ (6) Aconteció también en otro día de reposo, que él entró en la sinagoga y enseñaba; y estaba allí un hombre que tenía seca la mano derecha. /(7) Y le acechaban los escribas y los fariseos, para ver si en el día de reposo lo sanaría, a fin de hallar de qué acusarle. /(8) Mas él conocía los pensamientos de ellos; y dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate, y ponte en medio. Y él, levantándose, se puso en pie. /(9) Entonces Jesús les dijo: Os preguntaré una cosa: ¿Es lícito en día de reposo hacer bien, o hacer mal? ¿salvar la vida, o quitarla? / (10) Y mirándolos a todos alrededor, dijo al hombre: Extiende tu mano. Y él lo hizo así, y su mano fue restaurada. / (11) Y ellos se llenaron de furor, y hablaban entre sí qué podrían hacer contra Jesús.

 

  1. Jesús sana a los enfermos en Genesaret
  • Mateo 14:34-36: Jesús sana a los enfermos en Genesaret / (34) Y terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret. / (35) Cuando le conocieron los hombres de aquel lugar, enviaron noticia por toda aquella tierra alrededor, y trajeron a él todos los enfermos; /(36) y le rogaban que les dejase tocar solamente el borde de su manto; y todos los que lo tocaron, quedaron sanos.

 

  • Marcos 6:53-56/Jesús sana a los enfermos en Genesaret / (53) Terminada la travesía, vinieron a tierra de Genesaret, y arribaron a la orilla. /(54) Y saliendo ellos de la barca, en seguida la gente le conoció. / (55) Y recorriendo toda la tierra de alrededor, comenzaron a traer de todas partes enfermos en lechos, a donde oían que estaba. / (56) Y dondequiera que entraba, en aldeas, ciudades o campos, ponían en las calles a los que estaban enfermos, y le rogaban que les dejase tocar siquiera el borde de su manto; y todos los que le tocaban quedaban sanos.

 

  1. La fe de la mujer cananea
  • Mateo 15:21-28: La fe de la mujer cananea/ ( 21)  Saliendo Jesús de allí, se fue a la región de tiro y de Sidón. / (22) Y he aquí una mujer cananea que había salido de aquella región, clamaba, diciéndole: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de mí! Mi hija es gravemente atormentada por un demonio. / (23) Pero Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron, diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. / (24) El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel. / (25) Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! / (26) Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos. / (27) Y ella dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos. / (28) Entonces respondiendo Jesús, dijo: Oh mujer, grande es tu fe; hágase contigo como quieres. Y su hija fue sanada desde aquella hora.

 

  • Marcos 7:24-30: La fe de la mujer sirofenicia / (24) Levantándose de allí, se fue a la región de Tiro y de Sidón; y entrando en una casa, no quiso que nadie lo supiese; pero no pudo esconderse. / (25) Porque una mujer, cuya hija tenía un espíritu inmundo, luego que oyó de él, vino y se postró a sus pies. / (26) La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. / (27) Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. / (28) Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos./ (29) Entonces le dijo: Por esta palabra, vé; el demonio a salido de tu hija. / (30) Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.

 

  1. Jesús sana a un muchacho lunático
  • Mateo 17:14-21: Jesús sana a un muchacho lunático/ (14) cuando llegaron al gentío, vino a él un hombre que se arrodilló delante de él, diciendo: / (15) Señor, ten misericordia de mi hijo, que es lunático, y padece muchísimo; porque muchas veces cae en el fuego, y muchas en el agua. / (16) Y lo he traído a tus discípulos, pero no le han podido sanar. / (17) Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo acá./ (18) Y reprendió Jesús al demonio, el cual salió del muchacho, y este quedó sano, desde aquella hora. /(19) Viniendo entonces los discípulos a Jesús, aparte, dijeron: ¿Por qué nosotros no pudimos echarlo fuera? / (20) Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible. / (21) Pero este género no sale sino con oración y ayuno.

 

  • Marcos 9:14-29Jesús sana a un muchacho lunático/ (14) Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que disputaban con ellos. / (15) Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él, le saludaron. / (16) El les preguntó: ¿Qué disputáis con ellos?/ (17) Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a mi hijo, que tiene un espíritu mudo. / (18) el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron. / (19) Y respondiendo él, les dijo: ¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo. / (20) Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos. / (21) Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño. / (22) Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. / (23) Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible./ (24)  E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad./ (25) Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él. / (26) Entonces el espíritu, clamando y  sacudiéndoles con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. / (27) Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó. / (28) Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? / (29) Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

 

  • Lucas 9:37-43 : Jesús sana a un muchacho endemoniado/ (37) Al día siguiente, cuando descendieron del monte, una gran multitud les salió al encuentro. / (38) Y he aquí, un hombre de la multitud clamó diciendo: Maestro, te ruego que veas a mi hijo, pues es el único que tengo;     / (39) y sucede que un espíritu le toma, y de repente da voces, y le sacude con violencia, y le hace echar espuma, y estropeándole, a duras penas se aparta de él./ (40) Y rogué a tus discípulos que le echasen fuera, y no pudieron. / (41) Respondiendo Jesús, dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa ! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros, y os he de soportar? Trae acá a tu hijo. / (42) Y mientras se acercaba el muchacho, el demonio le derribó y le sacudió con violencia; pero Jesús reprendió al espíritu inmundo, y sanó al muchacho, y se lo devolvió a su padre./ (43) Y todos se admiraban de la grandeza de Dios.

 

  1. Dos ciegos reciben la vista
  • Mateo 20:29-33: Dos ciegos reciben la vista / (29) Al salir ellos de Jericó, le seguía una gran multitud. / (30) Y dos ciegos que estaba sentados junto al camino, cuando  oyeron que Jesús pasaba, clamaron, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! / (31) Y la gente les reprendió para que callasen; pero ellos clamaban más, diciendo: ¡Señor, Hijo de David, ten misericordia de nosotros! /(32) Y deteniéndose Jesús, los llamó, y les dijo: ¿Qué queréis que os haga? / (33) Ellos le dijeron: Señor, que sean abiertos nuestros ojos. / (34) Entonces Jesús, compadecido, les tocó los ojos, y en seguida recibieron la vista; y le siguieron.

 

  • Marcos 10:46-52: El ciego Bartimeo recibe la vista/ (46) Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando./ (47)  Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir : ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! /(48) Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más; ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!/ (49) Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama. / (50) El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús. / (51) Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. / (52) Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús  en el camino.

 

  • Lucas 18:35-43      Un ciego de Jericó recibe la vista/ (35)  Aconteció que acercándose Jesús a Jericó, un ciego estaba sentado junto al camino mendigando; /(36) y al oír a la multitud que pasaba, preguntó qué era aquello. / (37) Y le dijeron que pasaba Jesús Nazareno. /  (38) Entonces dio voces, diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! / (39) Y los que iban delante le reprendían para que callase; pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí! / (40) Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerle a su presencia; y cuando llegó, le preguntó, / (41)diciendo: ¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que reciba la vista. / (42) Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha salvado. / (43) Y luego vio, y le seguía, glorificando a Dios; y todo el pueblo, cuando vio aquello, dio alabanza a Dios.

 

  1. Un hombre que tenía un espíritu inmundo
  • Marcos 1:21-28: Un hombre que tenía un espíritu inmundo/  (21) Y entraron en Capernaum; y los días de reposo, entrando en la sinagoga, enseñaba./ (22) Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. / (23) Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, / (24) diciendo: ¡Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. / (25) Pero Jesús le reprendió, diciendo: ¡Cállate, y sal de él! /(26) Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. /(27) Y todos se asombraron, de tal manera que discutían entre sí, diciendo: ¿Qué es esto? ¿Qué nueva doctrina es esta, que con autoridad manda a los espíritus inmundos, y le obedecen? / (28) Y muy pronto se difundió su fama por toda la provincia alrededor de Galilea.

 

  • Lucas 4:31-37   : Un hombre que tenía un espíritu inmundo/ (31) Descendió Jesús a Capernaum, ciudad de Galilea; y les  enseñaba en los días de reposo. /(32) Y se admiraban de su doctrina, porque su palabra era con autoridad. /(33) Estaba en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu de demonio inmundo, el cual exclamó a gran voz, / (34) diciendo: Déjanos; ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno?¿Has venido para destruirnos? Yo te conozco quién eres, el Santo de Dios. / (35) Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno./(36)  Y estaban todos maravillados, y hablaban unos a otros, diciendo: ¿Qué palabra es esta, que con autoridad y poder manda a los espíritus inmundos, y salen ? /(37) Y su fama se difundía por todos los lugares de los contornos.

 

  1. Jesús sana a muchos
  •  Mateo 15:29-31: Jesús sana a muchos/ (29) Pasó Jesús de allí y vino junto al mar de Galilea; y subiendo         al  monte, se sentó allí . /(30) Y se le acercó mucha gente que traía consigo a cojos, ciegos, mudos, mancos, y otros muchos enfermos; y los pusieron a los pies de Jesús, y los sanó; / (31) de manera que la multitud se maravillaba, viendo a los mudos hablar, a los mancos sanados, a los cojos andar, y a los ciegos ver; y glorificaban al Dios de Israel.

 

  1. Muchos sanados al ponerse el sol
  • Mateo 8:16-17: (16) Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; /(17) para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: el mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.

 

  • Marcos 1:32-34: Muchos sanados al ponerse el sol/ (32) cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades,  y  a los endemoniados; / (33) y toda la ciudad se agolpó a la puerta. / (34) Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedades, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían.

 

  • Lucas 4:40-41:    Muchos sanados al ponerse el sol/ (40) Al ponerse el sol, todos los que tenía enfermos de diversas enfermedades los traían a él; y él poniendo las manos sobre cada uno de ellos, los sanaba. / (41) También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía, y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.

 

  1.  Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín
  • Lucas 7:11-17: Jesús resucita al hijo de la viuda de Naín/ (11) Aconteció después, que él iba a la ciudad que se llama Naín, e iban con él muchos de sus discípulos, y una gran multitud. / (12) Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella mucha gente de la ciudad. /(13) Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. / (14) Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. /(15) entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar . Y lo dio a su madre. / (16) Y todos tuvieron miedo, y glorificaban a Dios, diciendo: un gran profeta se ha levantado entre nosotros; y : Dios ha visitado a su pueblo. /(17) Y se extendió la fama de él por toda Judea, y por toda la región de alrededor.

 

  1. Jesús sana a una mujer en el día de reposo
  • Lucas 13:10-17: Jesús sana a una mujer en el día de reposo / (10) Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; /(11) y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. / (12) Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. / (13) Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. / (14) Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. / (15) Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? / (16) Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? / (17) Al decir él esta cosas, se avergonzaban todos su adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.

 

 

  1. Jesús sana a un hidrópico
  • Lucas 14:1-6: Jesús sana a un hidrópico (1)  Aconteció un día de reposo, que habiendo entrado para comer en casa de un gobernante, que era fariseo, éstos le acechaban./ (2) Y he aquí estaba delante de él un hombre hidrópico. /(3) Entonces Jesús habló a los intérpretes de la ley y a los fariseos, diciendo: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? / (4) Mas ellos callaron. Y el, tomándole, le sanó, y le despidió. / (5) Y dirigiéndose a ellos, dijo: ¿Quién de vosotros, si su asno o su buey cae en algún pozo, no lo sacará inmediatamente aunque sea en día de reposo? / (6) Y no le podían replicar a estas cosas.

 

  1.  Diez leprosos son limpiados
  • Lucas 17:11-19: Diez leprosos son limpiados  /(11) Yendo Jesús a Jerusalén , pasaba entre Samaria y Galilea. / (12) Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos / (13) y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús,  Maestro, ten misericordia de nosotros! / (14) Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados./ (15) Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz. / (16) y se postró, rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. / (17) Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?. / (18) ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? / (19) Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

 

  1.  Jesús sana a un sordo mudo
  • Marcos 7:31-37: Jesús sana a un sordo mudo/  (31) Volviendo a salir de la región de Tiro, vino por Sidón al mar de Galilea, pasando por la región de Decápolis. / (32) Y le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que le pusiera la mano encima. /(33) Y tomándole aparte de la gente, metió los dedos en las orejas de él, y escupiendo, tocó su lengua; / (34) y levantando los ojos al cielo, gimió, y le dijo: Efata, es decir: Sé abierto. /(35) Al momento fueron abiertos sus oídos, y se desató la ligadura de su lengua, y hablaba bien. / (36) Y les mandó que no lo dijesen a nadie; pero cuanto más les mandaba, tanto más y más lo divulgaban. / (37) Y en gran manera se maravillaban, diciendo: bien lo ha hecho todo; hace a los sordos oír,  y a los mudos hablar.

 

  1.  Un ciego sanado en Betsaida
  • Marcos 8:22-26: Un ciego sanado en Betsaida / ( 22) Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. /(23) Entonces, tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. / (24) El, mirando dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan./ (25) Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos. / (26) Y lo envió a su casa, diciendo: No entres en la aldea, ni lo digas a nadie en la aldea.

   

  1.  Jesús sana al hijo de un noble
  • Juan 4:43-54: Jesús sana al hijo de un noble/ (43) Dos días después, salió de allí y fue a Galilea. / (44) Porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra. / (45) Cuando vino a Galilea, los galileos le recibieron, habiendo visto todas las cosas que había hecho en Jerusalén, en la fiesta; porque también ellos habían ido a la fiesta. / (46) Vino, pues, Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo. / (47) Este, cuando oyó que Jesús había llegado de Judea a Galilea, vino a él y le rogó que descendiese y sanase a su hijo, que estaba a punto de morir. / (48) Entonces Jesús le dijo: Si no viereis señales y prodigios, no creeréis. / (49) El oficial del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera. /(50) Jesús le dijo: vé, tu hijo vive. Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue. / (51) Cuando ya él descendía, sus siervos salieron a recibirle, y le dieron nuevas, diciendo : Tu hijo vive. / (52) Entonces él les preguntó a que hora había comenzado a estar mejor. Y le dijeron: Ayer a las siete le dejó la fiebre. / (53) El padre entonces entendió que aquella era la hora en que Jesús le había dicho: Tu hijo vive; y creyó él con toda su casa. / (54) Esta segunda señal hizo Jesús, cuando fue de Judea a Galilea.

  1. El paralítico de Betesda
  • Juan 5:1-17: El paralítico de Betesda / (1) Después de estas cosas había una fiesta de los judíos, y subió Jesús a Jerusalén. / (2) Y hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Betesda, el cual tiene cinco pórticos. / (3) En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. / (4) Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. / (5) Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años  que estaba enfermo. / (6) Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? / (7) Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. / (8) Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho , y anda. / (9) Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Y era día de reposo aquel día. /(10) Entonces los judíos dijeron a aquel que había sido sanado: Es día de reposo; no te es lícito llevar tu lecho. / (11) El les respondió: el que me sanó, él mismo me dijo: toma tu lecho y anda. / (12) Entonces le preguntaron: ¿Quién es el que te dijo: Toma tu lecho y anda? / (13) Y el que había sido sanado no sabía quién fuese, porque Jesús se había apartado de la gente que estaba en aquel lugar./ (14) Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor./ (15) El hombre se fue, y dio aviso a los judíos, que Jesús era el que le había sanado. /(16) Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban matarle, porque hacía estas cosas en el día de reposo. / (17)  Y Jesús les respondió: Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo. /(18) Por esto los judíos aun más procuraban matarle, porque no sólo  quebrantaba el día de reposo, sino que también decía  que  Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios.

  1.  Jesús sana a un ciego de nacimiento
  • Juan 9:1-12: Jesús sana a un ciego de nacimiento/ (1) Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento. / (2) Y le preguntaron sus discípulos: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padre, para que haya nacido ciego? / (3)  Respondió Jesús:  No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. / (4) Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar. / (5) Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. / (6) Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego, /(7) y  le dijo: Vé a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado).  Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo. /(8) Entonces los vecinos, y los que antes le habían visto que era ciego, decían: ¿No es éste el que se sentaba y mendigaba? / (9) Unos decían: El es;  y otros: A él se parece. El decía: Yo soy. / (10)  Y le dijeron: ¿Cómo te fueron abiertos los ojos? / (11) Respondió él y dijo: Aquel hombre que se llama Jesús hizo lodo, me untó los ojos, y me dijo: vé al  Siloé, y lávate; y me lavé, y recibí la vista./ (12) Entonces le dijeron: ¿dónde está él? El dijo: No sé.

 

  1.  Resurrección de Lázaro
  • Juan 11:38-44: Resurrección de Lázaro/ ( 38) Jesús , profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. /39) Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. / (40) Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? / (41) Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. / (42) Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, par que crean que tú me has enviado. /(43) Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! /(44) Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

 

 
     
     
 

Volver a las sanidades que hizo Jesús

 
 

Volver a Vida Espiritual