Calidad de Vida la Web Treintaitresina con aportes para alcanzar una vida de  calidad

Cuando estamos desalentados que podemos leer en la Biblia

www.calidaddevida.net

 

 

 

 

   

Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más

     
  salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos  
 

 
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y Tres

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y Tres
 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
       
     
       
 
  1. CUANDO ESTAMOS DESALENTADOS:
  • Salmo 23: /  (1) Jehová es mi pastor; nada me faltará./ (2) En lugares de delicados pastos me hará descasar; Junto a aguas de reposo mes pastoreará. /(3) Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre,/ (4) Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;  Tu vara y tu cayado me infundirán aliento./ (5) Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. /(6) Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Jehová moraré por largos días

 

 

  • Salmo 42:6-11: / (6)    Dios mío, mi alma está abatida en mí; Me acordaré, por tanto, de ti desde la tierra del Jordán, Y de los hermonitas, desde el monte de Mizar. /(7) Un abismo llama  a otro a la voz de tus cascadas; Todas tus ondas y tus olas han pasado sobre mi, / (8) Pero de día mandará Jehová su misericordia, y de noche su cántico estará conmigo, Y mi oración al Dios de mi vida./ (9) Diré a Dios: roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por que andaré yo enlutado? / (10) Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan, Diciéndome cada: ¿Dónde está tu Dios? /(11) ¿Por que te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

 

 

  • Salmo 55:22:  Echa sobre Jehová tu carga, y el te sustentará.

 

 

  • Mateo 5:11,12:  (11) Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo./ (12) Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.

 

 

  • 2 Corintios 4:7-18:  Viviendo por la fe: (7) Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, / (8) que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; /(9) perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; / (10) llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. / (11) Porque nosotros que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.. / (12) De manera que la muerte actúa en nosotros, y en vosotros la vida. / (13)Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos,/( 14) sabiendo que el que resucitó al Señor Jesús, a nosotros también nos resucitará con Jesús, y nos presentará juntamente con vosotros./ (15) Porque todas  estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.

 

 
  • Filipenses 4:4-7:  (4) Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!/ (5) Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres. El Señor está cerca./ (6) Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de dios en toda oración y ruego, con acción de gracias./ (7) Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

 

 

 
 
     
       
 

Volver arriba

 

Volver a Consuelo del Espíritu Santo