Calidad de Vida la Web Treintaitresina con aportes para alcanzar una vida de  calidad

Presbítero José Reventós

www.calidaddevida.net

 

 

 

Bandera de Uruguay

Bandera de Treinta y Tres

     

Artistas Plásticos y Escultores de Uruguay, Artesanos y Artistas Plásticos  de Treinta y Tres, Ceramistas, Escritores y muchos más

     

salud, alimentación, vida espiritual, historia de Treinta y Tres, cursos bíblicos

   
 
 

Inicio

Quienes somos

Historia de Treinta y Tres

Cultura en Treinta y Tres

Historia de Dionisio Díaz

Turismo en T. y Tres

 Salud y Alimentación

 Vida Espiritual

Reflexiones Cristianas

Curso Bíblico

Consuelo para el alma

Imágenes de Treinta y Tres
 

Imágenes que invitan a la reflexión

 
 
 
     
 

Presbítero José Reventós

 
       
 

DICE HOMERO MACEDO en su libro Treinta y Tres y su Historia, página 93, a propósito de :
 
DON JOSÉ REVENTÓS

 
Su nombre completo era José Antonio Reventós Poch. De Nacionalidad española, nació en Villa Franca de Penades, en Cataluña, el 23 de febrero de 1801. Pertenecía a clase social modesta.
En 1819, había terminado sus estudios de sacerdote católico y comenzado a ejercer el sacerdocio en España, donde permanecerá hasta 1835.
En esos años comienza un período de dificultades para su profesión, por lo que abandona su país. No sabemos cuando llegó al Uruguay.
A fines de 1842, figura ya como cura en la Villa de Melo. Cuatro años después, el Vicario Apostólico del Estado, don Dámaso A. Larrañaga, le confiere el título de Cura Vicario de la Parroquia de la Capital del Dpto. de Cerro Largo. Esta Parroquia se extendía de Norte a Sur, desde el Yaguarón al Cebollatí; y de Este a Oeste desde la Laguna Merín al Río Negro. En tan vasto territorio, hizo, durante años, frecuentes recorridos, ganando amistades y aprecio del vecindario, desperdigado en la despoblada campaña, donde en aquel entonces, sólo la Villa de Melo y el pequeño pueblo Arredondo, (actual Río Branco), eran los únicos núcleos de población.
En Melo, consolidó su prestigio, con su buen nivel cultural, sus correctos procederes, su actitud por encima de las disparidades políticas y su participación en iniciativas de mejoramiento social, de las que, muchas veces, fue el promotor.
Estos rasgos de su comportamiento dentro de la colectividad, iban a tener más amplio escenario para aplicarse, cumpliendo en el medio papel de significativas proyecciones, cuando en 1851, es designado Presidente de la Junta Económico Administrativa del Dpto. de Cerro Largo. Este cargo en la administración del Departamento y los lazos de amistad que tenía en la zona de Olimar y Yerbal, adonde venía frecuentemente en funciones eclesiásticas, le va a dar relieve a su intervención en el proceso fundador del Pueblo de los Treinta y Tres.
Cuando el Senador por Cerro Largo, don Dionisio Coronel, presenta al Senado de la República, a mediados de 1852, el Proyecto de fundación del Pueblo, el Pbro. Reventós tendrá notoria y destacada participación, en su noble condición de Presidente de la autoridad municipal del Departamento y Párroco de Melo.
Con celo loable, se movilizará en todo lo relativo a la erección del nuevo pueblo.
En otras partes de esta reseña, hemos enunciado hechos y circunstancias de su actuación.
Su identificación con los vecinos de Olimar y Yerbal, que reclamaban la fundación, y con el proyectista, el Sr. Coronel, integra la conjunción de esfuerzos decisorios del éxito de la empresa fundadora.
Desde el comienzo de los trabajos, su presencia física e intelectual, anduvo activa, sea en el mismo lugar de construcción del poblado, o en las directivas impartidas desde la Presidencia del órgano comunal. Respecto a su quehacer relacionado con Melo y el resto del Dpto. de C. Largo, fue su labor de magnitud grande y proficua.
Sería larga la exposición de su gestión completa relativa al Departamento, y, en cierto modo, rebasa el objetivo de nuestra tarea.
Sí, insistiremos en una faceta de su accionar: su prescindencia en las contiendas políticas nacionales, en años de pasiones y suceso tantas veces dolorosos, hizo de don José Reventós una reserva de ponderación.
Sus intervenciones pesaron y lograron atemperar o evitar excesos perjudiciales y de consecuencias nada deseables.
Se cita el caso, en período de las primeras guerras civiles, en que su mediación evitó medidas dispuestas por un alto jefe militar, que afectaban seriamente a un sector importante de la población de Melo.
Don José Reventós, sintiéndose enfermo, en 1865, resolvió volver a su país y a convivir con su familia. Despidiéndose de su feligresía y amistades, partió hacia Montevideo, el 10 de julio, para embarcarse rumbo a España. Falleció allá, en su patria, el 18 de marzo de 1868.
Treinta y Tres, lo homenajea en una calle y en una plazoleta, en el Barrio España de la Ciudad, y en un busto en la Parroquia principal.
 

 

 
     
       
 

Volver arriba

 
 

Volver a inicio

 
       
 
 

 

 

Contacto    mail  :    calidadd@calidaddevida.net